Tintero de sueños

Soy poeta

IMG_20150323_161107

Soy poeta de pie y tumbada,

sentada delante de un papel en blanco

o corriendo detrás de las palomas en el parque.

Soy poeta dormida y mirando el cielo,

dentro del mar o revolcada en la arena.

Soy poeta cuando río, cuando lloro,

cuando suena una canción o una risa.

Soy poeta de palabras, de pensamiento y obra.

Poeta me hace mirarte,

con los ojos cerrados soy poeta,

con el corazón ensangrentado y triste,

con los besos que estallan o se pierden,

soy poeta.

Cuando me das las olas,

fluyen versos desde el tintero de mi memoria.

Soy poeta cuando escupo versos o acaricio letras,

cuando sueño, cuando camino o viajo desde el suelo,

Soy poeta cuando me persiguen,

cuando me atrapan,

cuando me golpean,

cuando me caigo o cuando me paro.

Soy aún más poeta cuando me levanto y sigo,

cuando convierto las montañas en mi horizonte.

Soy poeta de la luna y las estrellas

y de cualquier constelación que así me lo permita.

Soy poeta en la antesala del infierno

o en las puertas del edén.

Poeta soy de tristes versos,

de campos verdes y de otoños marchitos.

Anuncios
Estándar
Tintero de sueños

Mientras duermes

La buena fama durmiendo

Cae la luna en cuarto menguante,

inunda los sueños en mi cama

y me acostumbro a tu figura.

Me vencen mil soldados de la noche,

sucumbo a la respiración sosegada,

al perfume emanando de la piel,

al cabello que baña tu almohada.

Deseo ser atmósfera en tu espacio,

la paz que un día faltó a oscuras,

quizá mañana salga el sol

para robar mi luna,

pero así quiero morir este instante,

cuando tú duermes, mientras yo te miro.

Estándar
Tintero de sueños

Banalidades

A media luz, donde me hallo.
A tientas con mi soledad,
a veces tan concurrida.
Reclamo besos que nunca gané
y caricias que no existieron.
Tengo rotos sueños en un cajón
y algún triste pensamiento en el armario.
No sé que ponerme hoy,
si la alegría de estar,
o la tristeza de ausencia.
Perfume, me quedó de un suspiro
y zapatos, los que encontré en tus silencios.
Déjame desnudarme ante ti,
de pasados y melancolías,
que empiece de nuevo ese día
en el que tú sonreías.
Estándar