Tintero de sueños

Renacer

Han mermado los sueños,
las esperanzas ya desgastadas
las he usado hasta el fin.
Se me muere el corazón,
pues no le queda sustento alguno.
Cuando vuelvas seguiré aquí,
pero no seré la misma,
seré la sombra y el reflejo
de aquella que un día amó
sin fronteras ni horizontes,
que tus ojos de cielo
y tu risa de sal
envenenaron mi vida.
Ya no soy, pero seré.
Seré la que se adentró en las cavernas
y encontró sus sueños.
La que sucumbió a las palabras
y las hizo suyas.
Seré yo, sin ti.
Renacida y nueva.
Anuncios
Estándar
Tintero de sueños

Soy poeta

IMG_20150323_161107

Soy poeta de pie y tumbada,

sentada delante de un papel en blanco

o corriendo detrás de las palomas en el parque.

Soy poeta dormida y mirando el cielo,

dentro del mar o revolcada en la arena.

Soy poeta cuando río, cuando lloro,

cuando suena una canción o una risa.

Soy poeta de palabras, de pensamiento y obra.

Poeta me hace mirarte,

con los ojos cerrados soy poeta,

con el corazón ensangrentado y triste,

con los besos que estallan o se pierden,

soy poeta.

Cuando me das las olas,

fluyen versos desde el tintero de mi memoria.

Soy poeta cuando escupo versos o acaricio letras,

cuando sueño, cuando camino o viajo desde el suelo,

Soy poeta cuando me persiguen,

cuando me atrapan,

cuando me golpean,

cuando me caigo o cuando me paro.

Soy aún más poeta cuando me levanto y sigo,

cuando convierto las montañas en mi horizonte.

Soy poeta de la luna y las estrellas

y de cualquier constelación que así me lo permita.

Soy poeta en la antesala del infierno

o en las puertas del edén.

Poeta soy de tristes versos,

de campos verdes y de otoños marchitos.

Estándar
Tintero de sueños

Mientras duermes

La buena fama durmiendo

Cae la luna en cuarto menguante,

inunda los sueños en mi cama

y me acostumbro a tu figura.

Me vencen mil soldados de la noche,

sucumbo a la respiración sosegada,

al perfume emanando de la piel,

al cabello que baña tu almohada.

Deseo ser atmósfera en tu espacio,

la paz que un día faltó a oscuras,

quizá mañana salga el sol

para robar mi luna,

pero así quiero morir este instante,

cuando tú duermes, mientras yo te miro.

Estándar
Tintero de sueños

Banalidades

A media luz, donde me hallo.
A tientas con mi soledad,
a veces tan concurrida.
Reclamo besos que nunca gané
y caricias que no existieron.
Tengo rotos sueños en un cajón
y algún triste pensamiento en el armario.
No sé que ponerme hoy,
si la alegría de estar,
o la tristeza de ausencia.
Perfume, me quedó de un suspiro
y zapatos, los que encontré en tus silencios.
Déjame desnudarme ante ti,
de pasados y melancolías,
que empiece de nuevo ese día
en el que tú sonreías.
Estándar
Tintero de sueños

Pasión fugaz

Tintinean las velas de tu cuarto cuando entro,
se reflejan las llamas diminutas en tus ojos,
siento el calor de mil hogueras en mi piel.
Tu sombra dibuja la figura de tu cuerpo en la pared.
Tu boca entreabierta me deshace,
las prisas me harían torpe.
Me deslizo en la penumbra
y araño las sábanas a cuatro patas hasta encontrarte.
Estás hecha de pecados y banalidades,
yo de deseos ancestrales y remordimientos.
Me tiemblan las pupilas al rozarte,
estoy sobre ti y en todas partes.
Te miro fugazmente y cierro los ojos,
rezumas pasión a borbotones
se me encojen las entrañas al sentirte.
Como un fogonazo de pólvora,
te adentras en las tinieblas de mi mundo,
transformas mi cuerpo en una de tus posesiones,
mientras yo sucumbo a tus manos
y a todo lo que de mi haces.
Seguiré hasta que muera contigo
y se extinga la última ola de tus mareas.
Estándar
Tintero de sueños

En esencia adiós…

Miro al horizonte y te veo,
apareces entre edificios,
palmeras y playas.
Mi camino es más hermoso,
aun cuando dura lo que un suspiro.
Quiero quedarme y soñar,
ser una niña de nuevo,
a tu lado ya no quiero nada,
me siento pura, limpia,
me siento tan libre
que cierro los ojos y vuelo.
Te persigo como si escapases,
como si fueras infinita.
Eres vida entre tus olas,
yo soy la gota de sal impasible
sobre la roca desgastada.
Soy fiel a tus delirios,
a tus noches de espuma blanca,
soy la virgen que en tus sueños
cae por tu acantilado de mareas.
He visto sumergirse mis miedos,
mis locuras y dolores más atroces,
los ahogaste con tus manos de sirena
y me dejaste vacía como quise.
Ahora te regalo mi vida,
seré la esclava que pediste a mis sentidos,
encadenarás mis pensamientos
y mis ojos serán de luna para guiarte.

Estándar