Tintero de sueños

Ángel Caído

“Soy atroz,

triste ángel caído,
desterrado
y locuaz jinete de sombras y tinieblas
que anoche cabalgaba
entre la arena de tu desierto.
Soy recortadora de sueños,
labradora de distancias incoherentes,
cirujana de almas.
Soy una canción inacabada,
un verso perdido en el papel,
una estrella consumida en el firmamento,
una nube gris en el ocaso,
una luna sin plata y menguante.
Soy una huella en el recodo de tu ombligo,
un silencio en la noche más larga.
Lo soy todo en tu ausencia de palabras,
en tu voluntad infatigable.”

______

Estándar
Tintero de sueños

Siete…

De “Tintero de Sueños”:

“Sucumbir a un mal mayor,
a un padre, a un hijo,
todos con siete madres,
siete cabezas de turco,
siete sentencias a muerte
jamás cumplidas.
Siete jinetes del Apocalipsis,
siete constelaciones perdidas
en el cielo de Madrid.
Siete maneras de odiar
al número siete,
pero siete son los pilares
que sostienen mi vida.”

Estándar
Un pedazo de mar

Ausencias

Hay distintas interpretaciones sobre las consecuencias
de una ausencia, sobre todo si ésta se refiere a un amor:

“No todo silencio es olvido, ni toda ausencia es distancia.” Anónimo.
“El amor vive en presencia y muere en ausencia.” Anónimo.
“La ausencia es al amor lo que al fuego el aire: que apaga al pequeño y aviva al grande.” Anónimo.
“La ausencia es el bálsamo que cura males de amor.” Anónimo.

De “Un Pedazo de Mar”:

“Es el tiempo en tu ausencia,
cuando enmudecen relojes
que oigo en mi desasosiego alegórico.
Es esta ansia de tus manos,
un tintero de lágrimas rotas.
Y son cadenas a estos ojos,
privados del reflejo de los tuyos,
lo que me lleva a mi celda
de pensamientos enmarañados
e ilusiones a mil escalas.”

_________

Estándar
Tintero de sueños

Es la realidad…

De “Tintero de Sueños”:
 “Es la realidad de esta condena,
la sublime incongruencia de esta calma
que a la tempestad precede.
 Ésta soledad que me crece por dentro,
como un virus
y se queda allí,
entre los días y las noches,
entre la piel y el alma.
 Se suceden los minutos,
en este reloj antiguo y desgastado,
como mis temidos anhelos.
 La luz atraviesa esta ropa corroída
y se cuelan las ganas por los párpados cerrados.
La libertad me encoje y me envenena,
me arrastra y me domina.
Me quedan los recuerdos,
incisivos y recurrentes,
como mis sueños.
Y antes de que me eclipsen tus ojos
y me convierta en piedra,
fingiré que eres viento y yo veleta.”

________

Estándar
Un pedazo de mar

Me sumerjo…

De “Un Pedazo de Mar”:

“Me sumerjo en la luz de esta habitación

donde consumidas las velas yacen,
y el agua torna gris.

He visto como vuelve la noche,
como se acerca a mí la luna,
a mi ventana sucia cuando la abro,
a mi triste angustia solitaria,
a mi fugaz agonía de este suelo,
con quien comparto un reflejo.

Mi cama deshecha por la apatía
me llama a cada instante,
sábanas blancas y arrugadas
que no me dan consuelo alguno
y desgastan mi helada piel
al roce de sus espinas,
a la esencia ya aspirada.

Dejé la razón si la tuve,
en el fondo de esos vasos.

Cierro los ojos muy fuerte
y vuelve a mí como antes,
estúpida idea que se esfumará mañana
cuando abra de nuevo los ojos
y todo siga igual,
y la cama sin hacer,
y los vasos sigan vacíos,
y la ventana sucia,
y tú sigas sin estar ahí,
donde estabas antes, incluso de mí,
como guardián de mis sueños,
como ángel enviado a mis suspiros,
a mi mundo tan falto de alas,
tan falto de risas…”

 

Estándar